Problemas complejos, soluciones simples

En los últimos meses hemos sido testigos de todo lo ocurrido con el vertido de crudo y el posterior derrumbe de una plataforma petrolífera gestionada por la compañía BP (British Petroleum) en el Golfo de Méjico.

Fuente: Amy Phetamine, en Flickr

No es el primer problema ambiental de esta complejidad, ya que, lo que empezó siendo un derrame de derivados del petróleo, se ha convertido en un conflicto a escala transnacional que ha generado una serie de crisis:`

  • Ambiental derivada del vertido, dañando al ecosistema de la zona afectada (que cada vez es mayor) y las limítrofes.
  • Social y económico, afectando a la población, a la pesca, a la sociedad de las zonas implicadas.
  • Empresarial, especialmente con la empresa petrolera, que tardó en reaccionar y liderar la solución de esta crisis, lo que le ha supuesto una bajada en su reputación corporativa, y en la confianza de clientes, accionistas y otros grupos de interés.
  • Político, porque a medida que la mancha de crudo crecía y aumentaba el número de afectados, el gobierno de Estados Unidos tuvo que tomar cartas en el asunto y asumir la coordinación de los trabajos de limpieza.

Este desgraciado incidente muestra una vez más, la complejidad de nuestro entorno y lo limitados que somos los seres humanos, cuando intentamos abarcar la naturaleza.

Comments { 0 }