Medio Ambiente y Democracia

Hace ya unos años, en el marco del VI CONAMA (Congreso Nacional del Medio Ambiente) celebrado en Madrid, Ricardo Díez Hochleitner, Presidente de Honor del Club de Roma, lanzaba un reto a sus interlocutores: “Para conseguir avanzar en la conservación del medio ambiente, hay que madurar la democracia”.

MEPs back root-and-branch reform of financial supervision.

Fuente: European Parliament en Flickr

Cada vez existen más instrumentos legales que promueven la conservación del medio ambiente, la reducción de los impactos ambientales, la no contaminación del medio, etc; y todos ellos contienen una vía o forma para que las personas y organismos interesados aporten sus puntos de vista, ya sea mediante información pública, alegaciones en procesos de participación pública, consulta a expertos y a comunidades locales y otras posibilidades.

Sin embargo, todavía tenemos sistemas democráticos muy centrados en la “representatividad” y que han desarrollado poco la participación de los ciudadanos, acostumbrados a que tomen decisiones por ellos.

Por tanto, es necesario profundizar en la democracia, e intentar hacer de ésta, una sociedad de ciudadanos activos y comprometidos con los problemas que les afectan y con sus soluciones, ya que los grupos ecologistas (que son los que con más frecuencia utilizan los instrumentos anteriormente mencionados) no son los únicos interesados en disfrutar de un mejor medio ambiente. Y así, encontrar en procesos de participación pública más asociaciones de vecinos, organizaciones de consumidores y usuarios, y otros estamentos de la sociedad civil, para conseguir un mejor futuro para todos. A pesar de la crisis.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario